El caso de España. Sindicatos católicos. Tradicionalismo e integrismo

La conciencia social de los católicos respecto a las consecuencias de la industrialización en la vida de los obreros dio lugar a una gran cantidad de asociaciones, iniciativas, publicaciones y acontecimientos. En sentido estricto, ese fe el primer «catolicismo social», generalmente auspiciado por eclesiásticos especialmente sensibles a los efectos injustos de la nueva vida y condiciones de trabajo de los trabajadores. Hay que recordar que la nueva sociedad industrial coincide más o menos con el establecimiento y la consolidación de los Estados liberales. Con ellos desaparecen las corporaciones, gremios y estamentos que habían amparado a los artesanos y obreros desde la Edad Media. Una vez llegado el siglo XIX, los obreros se encuentran desprotegidos, inmersos en un mundo laboral hostil y sin entidades que le acompañen ni velen por sus derechos. El anarquismo y el socialismo, después el marxismo, constituyeron sus únicos agarraderos.

En España, en el II Congreso Católico celebrado en Zaragoza (1890) se abordó específicamente las relaciones entre el capital y el trabajo. Los objetivos esbozados fueron unir a todas las fuerzas católicas frente al anticlericalismo, tanto liberal como socialista o anarquista, así como la propagación de la doctrina social de la Iglesia y las acciones a favor de los obreros. Posteriormente se crearon grupos como la Acción Social Católica (1902), además de multitud de círculos católicos. La tónica general era la dependencia o vínculo con la jerarquía eclesiástica, la presencia de seglares comprometidos y el alejamiento de la política. A ello hay que sumar el rasgo característico de la doctrina social católica: la suma de obreros y patronos en las mismas entidades, apostando por el trabajo en común frente a la dialéctica de la lucha de clases.

Del catolicismo social español surgieron asociaciones agrarias, cooperativas de trabajadores, sindicatos católicos, organizaciones de mujeres, cajas de ahorros… Surgieron Acción Social Popular (1907), en la industrializada Cataluña, Acción Católica y Asociación Católica Nacional de Propagandistas (ACNP).

La ACNP fue fundada por el jesuita Ángel Ayala y heredada por Ángel Herrera, quien le dio una proyección enorme en la década de los 30. Los propagandistas tuvieron, en sus primeros tiempos, gran presencia en el mundo rural, sobre todo entre los agricultores. Posteriormente, nutrieron las filas de la CEDA (ya en la II República) y algunos ministerios clave del franquismo (Asuntos Exteriores y Educación, básicamente).

En 1906, siguiendo el ejemplo de otros países, aparecieron en España las Semanas Sociales, encuentros de iniciativa eclesial, pero sin gran entusiasmo episcopal. Su periodicidad fue un tanto irregular; su fin era estudiar y difundir la doctrina social católica. Se interrumpieron a mediados de la II República.

Los sindicatos católicos nacieron en España a partir de los círculos obreros católicos surgidos a finales del siglo XIX.

Los orígenes del sindicalismo católico en España hay que buscarlos en 1864, año en que el P. Vicent creó el primer Circulo Católico de Obreros, en Manresa. Cataluña fue la adelantada de la industrialización española.

Tras la publicación de la Rerum Novarum en 1891 se fundó en España la Federación Nacional de Cooperativas Católico-Obreras y posteriormente el Consejo Nacional de Corporaciones Católicas. En 1908 había en España un total de 902 entidades católicas: 254 centros obreros, 253 cajas de crédito, 166 sindicatos agrícolas y 10 sindicatos de obreros industriales, además de otros organismos diversos. En 1909 ya existía la Unión de Sindicatos Obreros Católicos de Zaragoza. Los sindicatos católicos no sólo eran confesionales sino también clericales, de alguna manera dependientes o supervisados por el clero. Esta circunstancia, de alguna manera, les restaba libertad de acción e independencia; sin contar con que demasiado a menudo su confesionalidad les hacía excesivamente vulnerables a los deseos de los patronos. En 1916 se constituye en España la Federación Nacional de Sindicatos Católicos Libres.

En abril de 1919, tiene lugar el congreso constitutivo de la Confederación Nacional de Sindicatos Católicos. En 1935 se fundó la Confederación Española de Sindicatos Obreros,

Lo que resultó imposible en el siglo XIX (al menos hasta la II República) fue unificar a los católicos españoles en una asociación o partido común. Tampoco la jerarquía eclesiástica estaba por la labor. En un lado se encontraban los tradicionalistas o ultramontanos que pretendían someter el orden civil y político a la autoridad de Roma y a la jerarquía católica. En España Juan Donoso Cortés representó esta corriente. La Iglesia no apoyó esta corriente, pues si bien al menos hasta el Concilio Vaticano II, compartió numerosos postulados del tradicionalismo, de ninguna manera compartía el criterio de que la tradición debía imponerse a la verdad o a la razón.

Por su parte, el tradicionalismo es la doctrina política que se basa en la religión y la monarquía. En España se hace visible en las Cortes de Cádiz, en las que los tradicionalistas fueron llamados despectivamente «serviles» y, más tarde, apostólicos.

El tradicionalismo se encarnó políticamente en el carlismo, según el cual el rey tenía una autoridad absoluta que venía de Dios. Con el tiempo y la consolidación del Estado liberal, los carlistas empezaron a participar en la vida pública. Fue el caso de Aparisi Guijarro y Navarro Villoslada.

Ya en la Restauración (de 1875 en adelante),el carácter confesional de la monarquía de Alfonso XII despistó a integristas y tradicionalistas. Aquellos, representados por Nocedal, combatían al liberalismo a muerte. A principios de la década de los veinte (ya en el siglo XX), los integristas se extinguieron.

Los carlistas, representados intelectualmente por Vázquez de Mella, intentaron aglutinar a los católicos a finales del siglo XIX. Este pensador creía que la voluntad de la nación coincide con las tradiciones del pueblo. Vázquez de Mella fundó el Partido Tradicionalista en 1919.

Cuando ya en la Restauración alfonsina Unión Católica se integró en el Partido Conservador de Maura y Cánovas, el carlismo quedó dañado porque ya no era el representante político de los católicos españoles. En este contexto, el integrismo representado por Ramón Nocedal apostó por no participar en el nuevo régimen por considerarlo liberal. El papa León XIII, por su parte, aconsejaba la participación de los católicos en las instituciones liberales. Los carlistas optaron por participar y los integristas se quedaron completamente al margen.

Anuncios
This entry was posted in Uncategorized by catolicismoypolitica. Bookmark the permalink.

About catolicismoypolitica

Mi nombre es Carlos Martínez. Nací en la provincia de Badajoz, en 1940. Me licencié en Filosofía y Letras en Madrid, pero durante mucho tiempo tuve que dedicarme a cuidar del negocio familiar. De modo que, aunque no ejercí ninguna profesión relacionada, los estudios siempre fueron mi pasión y continué mi formación a distancia con las licenciaturas en Derecho y posteriormente en Ciencias Políticas. En cuanto pude, marché a estudiar a Estados Unidos, a Suffolk donde obtuve el doctorado en Historia cum laude con una tesis sobre el Maine. Durante ese mismo período fui ‘spanish lecturer’ y posteriormente ejercí allí la docencia. Después de mi jubilación desarrollo mi vida en España y continúo acudiendo algunas temporadas a Estados Unidos como profesor invitado. Eso sí, sigo encontrando nuevos asuntos sobre los que interesarme y seguir estudiando. En este sentido, Internet me parece un interesante medio para difundir parte de los conocimientos adquiridos. Con este blog sólo pretendo compartir algunas reflexiones primerizas sobre diversos movimientos del laicado católico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s